Inédito

Me miro
y no reconozco
mis pies,
estoy tumbado,
y de repente,
esos pies,
no son los míos.

Están torcidos,
los dedos
más pequeños
se han curvado,
y los demás,
se han endurecido.

Se ven dormidos,
están quietos,
parecen haber caminado
mucho antes de estarlo,
pero en ningún caso,
parece que hayan dado
todos mis pasos.

Enrique Urbano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s