Pena de pena

Aunque no la digan,
digan que la pena se ve,
se ve en un vaso triste,
triste, párpado y lleno,
lleno hasta lo invencible,
invencible y ahogado,
ahogado en un vaso de agua,
de agua triste.

Se llora como vuelan
los pájaros por no caerse,
con la misma lentitud y fuerza
con la que el mar soporta
el peso de un barco,
se llora al ver llorar
a otra gente estar llorando.

Se llora antes y después
porque no se puede
dejar de llorar,
pero de mi parte,
llora con la exclusividad
personal de tu llanto
diseñado por ti
y para cualquier otro momento
que no sea este.

Enrique Urbano.

Anuncios