XLVIII

Como el aroma de los cardos, el laborador de la arcilla, el químico nuevo de todos los milenios, o la desaparición neumónica de las abejas, así es la osamenta de mi otro para ti quizá poeta, pero ahora date cuenta, es la de un poema hablando de poesía.

El proceso de creación es una gominola de menta, de fresa ácida a lo sumo, pero no me acostumbro al caramelo gordo de cabalgata que chupan hasta afilar los novelistas.

Lo primero es tener algo que decir y no tener algo que contar, lo primero es pura magia, y lo segundo alquimia barata de Coelho.

Así como otros tantos colegas, que de ser por ellos encerraban el arte en la baldosa del hiperrealismo soez de repetir lo mismo de una forma tan inteligente, que al que no le haya hecho efecto el lexatin, se pregunte qué mierda habrá querido decir.

Si yo fuera poeta, y no un comparsista frustrado, sería como buen borrachín, uno de los románticos, así por lo menos me bebía el agua de los floreros.

Y por descontado sería de los rapsodas que van con bombín, sombrilla, camisetita de tirantes y un seudónimo enigmático… Esos sí que saben.

Los artistas son los asesinos del arte.

  • Enrique Urbano.
Anuncios

2 pensamientos en “XLVIII

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s