Fobia

Hoy es un buen día para advertir que el nombre de mi tercer libro chiquito va a ser “Fobia”.

Y como muestra un botón, de los treinta y uno que tendrá. Más otra muestra y otro botón.


Todo es una porción
aleatoria de algo
demasiado poco
para comer
y en un exceso
para cenar.
Por eso el cerebro
nos regala el olvido,
y un miedo seco
a olvidarnos de todo.
Pero ante ese espanto
responde el humano astral
con toda la sapiencia encarajotada
que a través de vectores
que son arrugas
hemos ido buenamente aprendiendo.
Hay que divinamente quedarse
con algo de ese todo
que te deja con hambre,
hay que preguntarse
poco de nada
para saber
mucho de todo.
Nadie le discute
al líquido bebido
que se va
del otro lado,
nadie habla
de los cigarros en infusión
de las latas,
nadie dice nada
del milagro de la resurrección
de las horas muertas.
Y aunque suene terrible
tener que recordarlo,
mucho más terrible
es tener que olvidarlo.
– Enrique Urbano.
Anuncios