Primavera

Si se trataba de ser salvajemente erráticos
entonces somos los galardonados,
porque una cosa es ir andando,
y otra ir dando pasos siempre
con el pie equivocado,
y no vale siquiera pararse,
porque eso es un tropezón
directo a partirte el labio.

Suele decir mi padre
que las cosas de antes
sí que eran de verdad,
“las anchoas eran más grandes,
los huevos eran amarillos
y la radio era enorme.”
Y es incluso verdad
que lo que fumamos
ya no es ni tabaco,
que ya no hace ese frío,
y que la sopa
en la que haces barquitos
no sale igual en la vitro.
Pero hemos aprendido
a adaptarnos a la vida
como bacterias libres
poblando un volcán,
bichejos capaces
de ser tan perfectamente simples
como la forma retorcida de un clip,
y a la vez, de enamorarse complicados
en la contemplación rápida
del retrovisor en los semáforos.

Enrique Urbano.

Anuncios

4 pensamientos en “Primavera

  1. Nos prometieron o nos prometimos el paraiso terrenal, casi ser como dioses, saber de todo, poder hacerlo todo… Y ahora lo que más añoro es recuperar los sabores de la comida, esos tomates de plástico que no saben ni huelen, por ejemplo. El darte abrazos y besos de verdad y no los que lanzamos por medio de esas nuevas tecnologias que nos dejan flotando en el ciberespacio. Con lo que me costó aprender a andar con los pies en el suelo… El partirse el labio es un nuevo intento, hay que seguir…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s