17 de febrero

Los niños son tan inteligentes
que siempre están equivocados,
a los globos con forma
de coche o de princesa,
se les va una tuerca
y salen persiguiendo a las nubes,
la arena es de peluche,
y los días no tienen tiempo.

Pero las criaturas gobiernan
la verdadera penitencia de los mayores,
la adquisición y pérdida,
siempre adolescente de la juventud,
tributa inquisitivamente
en el tipo de morir más viejo.
Y no hay más legislación,
juicio y valor que los estamentos
intuitivos del pie zi-za-zú,
las santas tablas esculpidas
al mejor de tres.
En realidad el puente frágil y verde que hay
desde aquí hasta ese otro mundo,
la razón y círculo de toda respuesta,
es ese poder oculto que tiene el papel
para poder comerse a la piedra.

– Enrique Urbano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s