Domingo (VI)

La lucha contra el crimen boquiabierto
de los sustos y las sorpresas,
mora entre la decadencia subcutánea
del algodón plácido
y desbravado de regia cornamenta
por unas largas y dúctiles orejas
que agachar con los picores
de algún varazo.

Han muerto los cabezazos
contra la pared,
los errores que tienden
siempre a ser erráticos
en un laberinto grande
y naturalmente errante
como el tiempo sin edad.

Y al final los instantes
serán solo páginas
con el vértice doblado
en las que pone
algo importante,
recuerdos de ese sabor
salino y genital
que te da la risa.

Coge los tiestos, y arranca la nave.
Arriba todo esto, parece un museo
colosal de guisantes.

– Enrique Urbano.

Anuncios

3 pensamientos en “Domingo (VI)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s