Desayuno (II)

Esos salpicones
de pasta de dientes
en el espejo,
esa torcida
en la alfombra
al salir de la ducha.

Ese medio abierto
casi invisible
en la botella de gel,
ese ángulo perfecto
con el vaso
al dejar el cepillo.

Ese olor a pan
con aceite,
esa disposición libre
de tazas en la mesa,
esos pies fríos
encogiendo los dedos.

Ese café,
es el único que da sueño.

– Enrique Urbano.

Anuncios