Sardinas vivas

 

Existen esos sacahumos
en fachadas distintas,
que parecen valientes
soldados vietnamitas
aislados,
y todo ese tipo
de antenas puntiagudas
con forma de insecto.

 

Como está comprobada
la presencia entre nosotros,
de esas festivas sillas negras
que se doblan,
como en un sobre gigante,
o la de aquellos sigilosos
semáforos pequeños
para los linces enanos.

 

En algún lugar
deben estar
todas las colas
de lagarto.

 

Estar sin duda están,
o han estado,
pero deben andar
allá con todas esas llaves,
ceniceros y bolígrafos
que desaparecieron.

 

Y andábamos sin acordarnos
de esas cosas que se fueron a olvidar,
los clavos, las macetas,
el punto y final.

 

– Enrique Urbano.

Anuncios