Cenicienta

Ponte a pensar
en las cosas despistadas
que se dejan los momentos
en las horas.

Ahora en todas las llaves suicidas
en busca de otro bolsillo,
o en aquellas monedas intrépidas
que cayeron al precipicio
desde el ascensor.

Ni qué decirte
de las migas de pan
entre los cojines del sofá.

Cuantas historias
se habrán perdido
buscando un zapatito
de cristal.

Cuantas esquinas 
malgastadas
en un baile 
de salón.

Cuanta lengua hecha bruja
y cuanto corazón encantado
gimiendo lunas.

Basta. 

El cuento se ha acabado,
Ahora nos toca a nosotros
querernos,
como se quieren los ogros.

 

Enrique Urbano

Anuncios

3 pensamientos en “Cenicienta

  1. que bello encontrarse esto por aquí. Es cierto: basta ya de desperdiciar historias, ven y siéntate con nosotros, pongamosle leña a un malvavisco y dejemos que el humo endulce nuestros oídos con tu voz de fondo. Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s