Aceitunas merienda de Luna

La aceituna es pobre,

plateada y uniforme,

rocío de tus días

y de mis noches.

*

Vino y queso,

la piel salina,

al verde y negro

a media tarde.

*

Y la aceituna,

que se hace humo en tu boca,

vuela y juega como loca

entre tus besos a oscuras.

*

He aquí la noche y el vino,

lo rojo y lo negro,

que mientras la miro,

ella come aceitunas.

*

Entre tus labios pelaba,

como descansa el aire,

tendido sobre la cama.

*

La dulzura de su origen

en la punta de tu lengua

sobrevive.

*

Y sobre sus pies descalzos,

como tú se hace hembra

al revés que los hombres.

*

Con tu risa de aceituna

y tu lunar en el pecho,

ya no hay hambre,

solamente lucha.

Enrique Urbano
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s