Lo bueno y su final

En los lugares más inhóspitos

hallé la virtud de lo simple,

la sencillez hecha parafernalia,

lo simplón que a vendavales va,

y se contagia.

*

Es en el fin del confín insólito

donde he hallado extravagancia,

la madurez de las rocas,

el pálpito de las horas

que nos hace libres.

*

Lo exótico de lo prohibido,

en la flor, es la vivencia

de un nuevo siglo.

*

Rasguñar las sobras de las copas,

invita a mofarnos de su paciencia,

iniciarse en aquello del perdón.

*

Si mi deseo concedieran,

mantendríamos el tiempo

con la golfa y carcelera

juventud.

*

Hacer noble el arte de ignorar,

y confesarnos al compás

las manecillas de los secretos,

a la lumbre de una luz.

*

La juventud ha sido el último

tic-tac

que nos dejaron respirar,

la única costumbre con final,

tic-tac.

Enrique Urbano.

Al  cubo de agua arrojado

sobre una concentración

de poetas etílicos. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s