Sonambulismo (IV)

Antes de abrir

la ventana,

 mucho antes,

incluso,

que el gato

subiera a la lámpara.

Me he escapado

de la cama,

sin que la Luna

y las cortinas

me desvelaran.

He huido a prestar

riguroso culto

al vientre

de lo oculto.

Un viento del sur,

sonriendo,

me ha dibujado

en el cielo,

cuatro o cinco

carnavales.

La embriaguez,

solemne y traicionera,

del que duerme,

y siente el alma

despierta.

Es la libertad,

la afinada canción

del aire que destila

la futura realidad.

Un caminar,

sin más,

ni Dios sabe a qué lugar,

a cualquier rincón.

Es una sensación,

una forma de mirar,

un sentir

imposible de sobrevivir.

No es dolorosa la pena

soportando esta condena,

si la mitad de vida

que no consigo recordar,

sirve para que despierto

me la pueda imaginar. 

Enrique Urbano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s