Patio interior

Hay poemas, que en cuatro versos,

lejos de tristes romanceros,

son más bellos que el amor

que Bécquer sentía por los besos.

Hay poemas que se escriben

cuando no mira nadie,

y poemas que nacen

como nace la primavera.

Sin que nadie la espere,

sin que nadie la aguarde.

Mi última borrachera,

una entre tantas,

la pasé con un poeta.

Le invité a la primera cerveza.

No sé si mi métrica,

a ti, que te acompaña el aroma a cohiba,

rimará como los poemas rimaban,

pero es tan prematura

como el sombrero blanco

que le has robado a la Luna.

Hay poemas que no se escriben,

que te los dicta Darío,

en la misma forma y sentido,

que lo haría la literatura.

Enrique Urbano

Anuncios

Un pensamiento en “Patio interior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s