Capitán

Se busca marinero,

preferible de vello rojo,

de alma y pecho salobre.

Compensación con ron

por seguir al Sol

 hasta que se pone.

Se requieren sus ojos,

para que, y sin vigías,

divise qué tierra es tierra,

y cual de ellas la prometida.

Absténganse honrado,

el navío navega sin puerto,

abatido por la deriva.

Un hombre aferrado a las tablas,

borrachín y sumiso a su pipa.

De tez brillante y oscura,

con las botas encharcadas.

Siempre fiel a su hombro,

que se vista con un gato.

Partimos mañana,

en busca del demonio.

Enrique Urbano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s