Síndrome

He vuelto solamente por el vino

por el profundo mareo

al que invita su oceano

rojo y cristalino.

He vuelo por la soledad

por la paz y el veneno

pese a jurarle a tus amigos

que no contaran conmigo.

Ahora corre hasta la puerta

súbete a las farolas

y grítale que seguimos vivos.

Que llegué,

tarde, pero llegué

pues las olas y la marea

mientras estaba dormido

se mofaban de mi barco.

Que desperté,

pronto, pero desperté

dos gaviotas y un sombrero.

Tenía las manos arrugadas

y los pies encharcados. 

Enrique Urbano

Anuncios

Un pensamiento en “Síndrome

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s